¿Cuáles son las verdaderas funciones de un administrador de finca?

Cuando se habla de funciones administrativas es común que las personas asocien el término con una oficina o una gran empresa. Sin embargo, también existen otro tipo de sectores en donde es importantes como la administración de fincas, la cual se caracteriza por ser una labor poco conocida, pero de gran relevancia.

Pese a que las funciones de los administradores de fincas recae en trabajos específicos, se podría sintetizar que este profesional tiene la tarea de gestionar fincas rústicas o urbanas. En este sentido deberá atender asuntos legales, técnicos y financieros, los cuales se encuentran relacionados con el buen funcionamiento de los espacios. Es por ello que, debido a su complejidad y diversidad según los tipos de fincas, este experto tendrá diversas funciones. 

División de las funciones de un administrador de finca según la propiedad

Ya que los administradores de fincas tienen la responsabilidad de responder asuntos financieros y reglamentarios imprescindibles para el correcto sostenimiento de la finca, es necesario destacar que sus acciones varían según el tipo de finca. Por ello se pueden encontrar dos tipos de administradores, los cuales son:  

1. Administrador de finca arrendada

Cuando se habla de un administrador de finca arrendada se hace mención a un experto capaz de realizar funciones como la selección del arrendatario y constituir su fianza, además de redactar y firmar el contrato. Por otra parte, tendrá que obtener la cédula de habitabilidad, sin olvidar el cobro de la renta y la necesidad de actualizar las deudas.

Por otra parte, el administrador de finca arrendada tendrá que realizar el pago de gastos e impuestos, además de la gestión de traspaso de locales comerciales, de ser el caso. En cuanto al mantenimiento de las instalaciones, este profesional también deberá atender las obras de mejora y reparación.

Finalmente, entre sus labores el administrador de finca arrendada deberá realizar liquidaciones a los propietarios, asesorar sobre cualquier cuestión relativa al arrendamiento y gestionar los asuntos relaciones con vecinos morosos.    

2. Administrador de finca propia

Por otra parte, tal y como lo mencionamos con anterioridad también existe el tipo de administración de finca propia. En este caso las tareas varían un poco y se podrían sintetizar en los siguientes puntos:

  • Custodiar: entre las funciones generales de un administrador de finca propia se encuentra la labor de conservar o proteger la administración, instalación y prestaciones del edificio. De esta manera podrá amparar los mandatos vigentes, prevenir a los dueños de cualquier situación o realizar observaciones pertinentes. 
  • Programa de gastos: tiene la función de organizar con tiempo suficiente la planeación de estrategias para afrontar el programa de gastos pronosticables, tarea que deberá exponer ante la junta de vecinos
  • Protección de la finca: debe responder a la reparación y disposiciones que sean necesarias. Por otra parte, tendrá la obligación de informar al presidente de la comunidad de vecinos y a los dueños.
  • Secretario en junta de vecinos: ya que posee el cargo de secretario en la junta de vecinos deberá responder por la preparación del acta, dando fe de todas las reuniones que se efectúen en la comunidad.

Aunque estas no son las únicas tareas del administrador de finca propia podrían considerarse como las más relevantes dentro de sus funciones. Sin obviar la mediación, envío de documentos de deudas, contabilidad, entre otras.

Leave a Reply