¿Cómo gestionar el teletrabajo con éxito?

¿Cómo gestionar el teletrabajo con éxito?

Las nuevas tecnologías han abierto las puertas a un océano repleto de oportunidades para el emprendimiento, un contexto digital que se ha acelerado notablemente ante la pandemia mundial del covid-19. El teletrabajo ha sido el cauce de supervivencia que han encontrado los negocios contemporáneos, logrando que la empresa se mantuviera en activo a pesar de la cuarentena a la que nos vimos expuestos meses atrás. Todavía hoy, la crisis del coronavirus sigue en activo y potenciar el trabajo desde casa es esencial; una facultad laboral que se mantendrá vigente incluso cuando todo vuelva a la normalidad.

El modelo tradicional debe cambiar

Desde que la pandemia llegó a nuestras vidas, se puso de manifiesto lo que llevaba un tiempo llamando a las puertas en el seno corporativo: la manera de entender la jornada laboral debe cambiar. El primer aspecto que ha de transformarse son los objetivos que fijamos a los trabajadores, garantizando que sin la necesidad de la constante supervisión con la que contamos en el puesto físico, las tareas que deben desarrollar sigan el cauce indicado.

Para ello, resulta imprescindible asignar responsabilidades claras que, a lo largo del día, la semana o el mes, se vean finalizadas. De esta manera, aseguramos que nadie posponga sus quehaceres y la empresa mantenga el rendimiento esperado, independientemente del lugar desde el que los empleados vayan a desarrollar sus funciones cotidianas.

Por otro lado, no podemos dejar de lado las estrategias contemporáneas que han encontrado un alto grado de eficiencia en los nuevos tiempos. Este es el caso de la metodología Scrum, un sistema basado en repartir tareas por equipos, en la compenetración entre todos los integrantes del negocio y, sobre todo, la resolución de tareas con agilidad. Se trata de una nueva herramienta a la que muchos empresarios se siguen sumando día tras día y, en tiempos de teletrabajo, converge en el rendimiento empresarial.

Por último, no podemos dejar de lado los nuevos programas que han surgido recientemente. Muchos software parten del ámbito online para mantener una comunicación directa con los empleados, pudiendo así gestionar el negocio de manera remota y realizar las tan necesarias reuniones diarias. Todo ello tras una fase de adaptación a los recursos que han visto la luz en los últimos años.

Salario emocional, las comodidades del teletrabajo

El grado de satisfacción de los empleados, base indispensable de la productividad del negocio, no depende exclusivamente del salario económico que fijamos. Cuidar de su bienestar, asegurando que trabajan en plena comodidad, es igual de importante; algo en lo que el teletrabajo tiene mucho que decir.

Ante dicha realidad, cabe destacar el peso del salario emocional. Siempre y cuando nuestros trabajadores sean conscientes de las responsabilidades que tienen por delante y las cumplan con efectividad, la jornada desde casa se presenta mucho más accesible, permitiendo que fijen sus propios horarios, eviten atascos y, en definitiva, disfruten de la plenitud laboral.

Así pues, estamos ante una oportunidad única de brindar mayor libertad a las personas que tenemos a nuestro cargo. La era digital lo está cambiando todo y, si podemos potenciar la felicidad de quienes se encargaran de sacar adelante nuestro negocio, es prioritario que aprovechemos los recursos contemporáneos.

Caso de éxito

Si bien es cierto que el teletrabajo es un concepto que se ha puesto de moda en 2020, la realidad es que implementarlo era posible desde hace años. No son pocas las eminencias del mundo empresarial que ya se habían adaptado a dicho concepto, estando totalmente preparados para las complejidades que la pandemia ha traído.

Este es el caso de Íñigo Campos, CEO de la empresa Desarrollo Negocio Dental. Tal y como nos explica, “llevamos 7 años teletrabajando con personas en España y Latinoamérica, y realmente estamos encantados con la flexibilidad de esta modalidad de trabajo”, demostrando que la jornada laboral apunta a permanecer en lo remoto, aun cuando el coronavirus desaparezca.

Por el momento, resulta recomendable combinar ambas opciones, permitiendo que sean los propios trabajadores los que elijan qué días prefieren acudir a la oficina. Sin embargo, poco a poco, las empresas habrán incorporado dicha modalidad como la rutina, aprovechando el ahorro de costes que esto conlleva y la satisfacción del equipo al trabajar desde la comodidad del hogar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *