Principales trámites a tener en cuenta en una herencia

El fallecimiento de un ser querido siempre es una situación difícil, por lo que lo que menos nos apetece en ese momento es tener que enfrentarnos a un papeleo burocrático. En este artículo de Fuensol Servicios Funerarios, explicamos de forma sencilla los trámites principales que debes tener en cuenta a la hora de afrontar un fallecimiento, así como la manera de resolverlos fácilmente.

Certificados para los trámites de la herencia

El primer paso es el más importante, sobre todo si quieres tramitar la herencia de forma correcta. En este paso la idea es solicitar  los documentos oficiales necesarios para llevar a cabo el procedimiento. En este caso la celeridad es clave. Los certificados a solicitar son los siguientes:

Certificado de defunción. Se solicita en el Registro Civil que corresponda a la localidad del familiar fallecido, aunque también se puede hacer hoy en día de forma online, totalmente gratuito. Puedes obtener más información en esta dirección.

Certificado de actos de última voluntad. Se puede gestionar también online o en las oficinas de atención al público del Ministerio de Justicia. Con este certificado se acredita que el fallecido haya otorgado testamento y ante qué notario (se debe realizar 15 después del fallecimiento).

Certificado de contratos de seguros de cobertura. Con este certificado conocerás si el causante había suscrito algún seguro de vida. Se puede solicitar en persona u online, 15 días después del fallecimiento como en el caso anterior.

Testamento o declaración de herederos

Con el certificado de últimas voluntades, sabrás si hay otorgado algún testamento.

En caso positivo, deberás ir a la notaría pertinente y solicitar una copia autorizada. Para realizar este trámite se solicitan los otros dos certificados anteriores: defunción y seguros.

En caso de que no hubiera testamento, se procede con la denominada declaración de herederos. Si eres un familiar del fallecido tendrás que realizar este trámite bajo notario en su lugar de residencia o fallecimiento, aportando la documentación que solicite la notaría. Además, será necesario acudir con dos testigos que acrediten parentesco y que no existen otros familiares del fallecido más próximos a ti. En caso de que no seas familiar directo, este trámite se realizar en el Juzgado de Primera Instancia.

Inventario

Este trámite consiste en realizar un listado de bienes, derechos y deudas que deja la persona fallecida, de cada a ser repartidos. En este paso se solicitarán catastro, certificados de saldos bancarios, documentos acreditativos de derechos y obligaciones, etc.

Se debe llevar a cabo de una forma rigurosa, detalladamente, para evitar errores.

Partición de la herencia

Es decir, reparto de los bienes, derechos y deudas, según el inventario anterior. Se plasma en el cuaderno particional. Para este punto es buena idea contar con la ayuda de un abogado profesional que proteja tus intereses. 

Liquidación de pagos e impuestos

Toca la hora de pagar. El ISD o Impuesto de Sucesiones y Donaciones debe pagarse en menos de seis meses desde la fecha de fallecimiento (aunque siempre puede solicitarse una prórroga en caso de necesitar más tiempo).

Un factor a tener en cuenta es que este impuesto depende de la Comunidad Autónoma donde haya fallecido tu ser querido. Por ejemplo, en Andalucía o Madrid estás prácticamente exento de pagarlo, mientras que en Asturias, si recibes una herencia de 800.000 euros pagarás algo más de 100.000.

Por otra parte, en el caso de herencia de bienes inmuebles, deberás liquidar también el Impuesto sobre el Incremento de Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU o “Plusvalía”) ante el ayuntamiento que corresponda según la ubicación del inmueble en cuestión.

Como puedes ver los trámites a realizar tras un fallecimiento para acceder a una herencia tienen una cierta complejidad. En estos casos, siempre recomendamos el asesoramiento legal por parte de un profesional.

Leave a Reply