No existe la crisis si te decides por acrecentar el rendimiento de tu empresa

No existe la crisis si te decides por acrecentar el rendimiento de tu empresa

Si estás necesitando aumentar los niveles de rentabilidad. Si quieres mejorar algunos aspectos del funcionamiento. Si precisas redistribuir las tareas debido al teletrabajo, de seguro esto te interesa.

Penta Group descubre una nueva forma de consultoría para empresas, cuyos visibles resultados se disfrutan sin necesidad de hacer grandes desembolsos de dinero.

Equipo Penta Group

Quienquiera que seas, donde quiera que estés

Esta nueva forma de hacer las cosas parte de un análisis versátil, con el que pueden beneficiarse tanto los equipos de trabajo que conviven en un mismo espacio físico, como también los que teletrabajan. O incluso, grupos mixtos, en los que algunos de los empleados concurren a una oficina y otros colaboradores cumplen sus tareas de forma remota.

Capacidades innatas

Para el análisis e ingeniería de los equipos de trabajo, se toman como base las habilidades innatas de cada uno de los trabajadores. Son talentos que, en la mayoría de los casos, permanecen desconocidos para sus portadores, y al ser revelados y explorados, tienen como consecuencia un gran crecimiento humano, tanto en la parte profesional como en la personal. El colaborador pasa a ocupar un rol específico, en el que desempeña tareas para las cuales es capaz, y además siente el gozo de realizar actividades que son de su completo agrado. Un “win– win”, digamos.

A prueba de restricciones

Las entrevistas que el análisis para el diagnóstico requiere, se llevan a cabo de manera telemática, en horarios que se acuerdan con el cliente y a través de los medios que la misma autorice. No se alteran los tiempos de trabajo ya establecidos, ni tampoco se proponen salidas temáticas grupales.

Inmediata mejora en la convivencia (física o telemática)

Dado que cada colaborador pasa a ocuparse de tareas que le son afines, y asume responsabilidades que le son naturales, nadie intenta trata de estar en un lugar que no le corresponde, o llevar adelante actividades que le son ajenas. Cada uno disfruta y crece en su puesto de trabajo, desarrollando todo su potencial, porque cada quien es único. En la misma sintonía, también mejora la convivencia, sea física o telemática, entre compañeros de un mismo equipo.

El flujo de trabajo es constante, sin sobresaltos

En consecuencia de lo descrito en el párrafo anterior, y desde una perspectiva más amplia, cada colaborador cumple de manera efectiva con su parte de la cadena. Luego, y a través del análisis, diagnóstico y la reingeniería de los equipos de trabajo, todas las claves necesarias para llevar adelante las tareas de la empresa se encuentran cubiertas. Al no existir baches, el equipo gana funcionalidad, eficiencia, alegría y satisfacción; trabaja sin problemas como un elenco sólido, en un flujo de trabajo coordinado y potente que se dirige en una única dirección, la del éxito.

Mejora el funcionamiento de la empresa

Como en el mecanismo de un reloj, cada pieza, cada engranaje, cada tuerca está en su sitio y cumple su función de la manera correcta y en el tiempo previsto. Eso desencadena un círculo virtuoso de actividades, puesto que cada tramo bien finalizado y a tiempo se recibe por el siguiente en el momento propicio. El resultado final es positivo e inevitable: la completa mejora en el funcionamiento de la empresa.

¡No olvidemos al líder!

No olvidemos a uno de los grandes protagonistas de esta revolución, el líder de cada equipo. Ese líder, que está acostumbrado a vivir apagando incendios a su paso y a hacer malabares con su tiempo, tiene su recompensa al poder ejercer de manera efectiva su puesto: la gestión.

Podrá delegar responsabilidades con la tranquilidad de hacerlo en la persona capaz de darle cumplimiento, y podrá proyectar a futuro, porque contará con las herramientas óptimas en las cuales apoyar sus decisiones.

Rentabilidad asegurada

Al aumentar el rendimiento de cada equipo, y lograr con eficiencia mejorar el funcionamiento de la empresa, la rentabilidad de la misma crece. El crecimiento se debe a que los recursos se

dirigen donde la previsión los había destinado -sin desviarse para cubrir otras urgencias-; y se aprovechan al máximo.

Desarrollo exponencial

Al acabar, es posible comprobar cómo el crecimiento se multiplica. Porque cada uno de los colaboradores crece en su puesto individual, con la potenciación de sus habilidades naturales desarrolladas en la práctica, cada día, en todo momento. El líder crece, ya que tiene campo de proyección al cual aplicarse porque sus tareas y competencias son las adecuadas, y puede delegar con sabiduría cada una de las actividades a las personas correctas. Luego el equipo también crece, y como consecuencia lo hace la empresa en su conjunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *