La recuperación económica empieza a ser visible…

La recuperación económica empieza a ser visible…

Después de una década de crisis vivida en nuestra país, desde el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, parecía que España empezaba de nuevo a recuperarse, pero esta activación económica que se ha visto frenada en seco debido a la actual crisis sanitaria, que ha obligado a las diferentes administraciones a poner en marchas duras medidas contra la movilidad y la actividad social y económica de los ciudadanos.

En marzo del 2020 se obligó a la población a confinarse y al cierre de los negocios no esenciales. Se cumple, precisamente ahora, un año desde ese confinamiento. Fue, a partir de ese momento, que sectores como la restauración, la hostelería, el turismo o el ocio entraron en un período negro, obligados en ocasiones a cerrar o, en otras, a ver restringido su horario y su aforo.

Gran parón económico

No cabe la menor duda del impacto económico que ha tenido esta crisis sanitaria en nuestra economía, con una caída del producto interior bruto (PIB), cercana al 10% y que ha sido menor de la esperada gracias a la recuperación habida en los dos últimos trimestres del año 2020. Por regiones, Baleares, Canarias, Catalunya o la Comunidad Valenciana fueron las que mayores caídas sufrieron, debido, sobre todo a la incidencia que el turismo tiene en estas economías regionales.
Los datos de recuperación que pudieron notarse con la relajación de las medidas dan también ciertas esperanzas en lo que puede venir una vez se supere la actual situación de la pandemia, gracias a las vacunas.

Sectores que lideran la recuperación

Dentro de estos datos, encontramos también sectores que están liderando esta recuperación, entre ellos, el relacionado con la construcción o las reformas. En este sentido, la situación de confinamiento ha provocado un incremento de aquellas actividades vinculadas a la decoración, como por ejemplo el bricolaje en general, el mobiliario, los vinilos para ventanas, etc.
Por otro lado, sectores en auge como el energético no ha notado prácticamente la crisis, como por ejemplo el de la instalación de placas solares, dado el auge en el que se encuentra, en estos momentos, el sector de las energías limpias y con nuevas compañías de suministro entrando en el mercado.
Finalmente, toda vez se relajaron las estrictas medidas de confinamiento dictadas por el estado de alarme, se retomó el sector de la construcción y la vuelta a la actividad también ha hecho que empresas como las de encofrados y forjados vivan ahora un momento de gran florecimiento.

El auge de internet

Es de destacar el auge habido en el sector tecnológico con internet a la cabeza. Nuestro país nunca ha visto las cifras de facturación habidas en el año 2020 en el sector de la venta online. El cierre de los comercios físicos obligó a los ciudadanos a utilizar el canal de internet como único para sus compras y las cifras se dispararon.
Esta situación deja al sector con unas perspectivas de un futuro brillante, porque muchos consumidores que tenían frenos hacia la venta online han entrado en este sector, han hecho sus compras y han eliminado por completo esos frenos.
Finalmente, el sector del ocio por internet también ha visto unas cifras de facturación destacables, con las plataformas de vídeo por streaming como otro de los protagonistas del nefasto año que ha vivido toda nuestra economía.

Construyendo la recuperación

Con toda esta lección bien aprendida, son muchas las empresas que ya están definiendo su estrategia de futuro y, aunque por ahora la crisis económica continúa, están solventando uno de los problemas que pilló por sorpresa a las organizaciones: la escasa digitalización de muchos sectores económicos.
Y es que, para muchas empresas, disponer de tienda online ha sido una verdadera tabla de salvación que ha permitido sobrevivir a esta crisis.

Estas empresas nos enseñan la importancia que tiene la digitalización integral de la empresa, de principio a fin, desde la producción y almacenaje, hasta los programas de facturación.

Las principales organizaciones económicas hablan de que la recuperación llegará a partir del próximo verano, en la medida que la mayoría de la población pueda vacunarse y, de esta manera, se puedan levantar la práctica totalidad de las medidas que ahora tienen atados a muchos negocios.
Por otro lado, son muchos los expertos que predicen que las empresas que consigan superar este actual escollo tienen ante sí una década de gran esplendor y gran florecimiento. Sectores como el industrial o el tecnológico pretender ser la alternativa a los actuales motores de nuestra economía: el turismo.
Porque la lección está clara: todas las economías necesitan ser más diversificadas para que situaciones como la que se ha vivido no puedan estar tan condicionadas por factores externos, aunque sean pandemias tan inesperadas y masivas como ha sido la de la Covid-19.Sin lugar a dudas, esta es la gran lección que nos va a dejar lo sucedido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *