La importancia de las imprentas tradicionales para la publicidad en las PYMEs

Hoy en día parece que todo lo que es interesante es online. Tenemos abogados online para solución de tus problemas legales con un grupo de expertos a tu entera disposición, cursos online para aprender a tocar la guitarra y hacer encaje de bolillos, oficinas virtuales para la entrega de documentación en el banco que solo provocan colas interminables (eso sí, virtuales)… y como no, imprentas online que solo han nacido con el único propósito de facilitarnos la vida.

imprentas online

Las imprentas online son una forma económica, rápida y de calidad que permite a las pequeñas empresas y autónomos disponer de material publicitaria a un precio asequible y en unos plazos de tiempo mucho más breves que en las imprentas clásicas. Y es que, por mucho tirón que sigan teniendo los negocios online, la mayoría de las PYMEs aún confían en el marketing impreso, y la impresión de folletos plegados, flyers publicitarios, carteles, lonas impresas, roll ups, etc. sigue estando en boga.

Como hemos adelantado en la primera parte de este artículo, el número de negocio online ha crecido exponencialmente en los últimos años, sobre todo desde 2020 con el empujón de las pandemia y el consecuente confinamiento. Muchas empresas pequeñas y autónomos, vieron en el comercio electrónico una forma de salir adelante y no verse obligado al cierre de sus negocios. Tenían la oportunidad de continuar con su actividad económico aunque fuera de forma remota, virtual,… online.

Este comportamiento ha impulsado consecuentemente la publicidad online, lo que ha hecho que el número de agencias de marketing digital también se dispare: posicionamiento orgánico en buscadores (SEO), publicidad en Google Ads, publicidad en redes sociales, etc, etc.

Sin embargo todos los expertos en marketing apuntan en que la dirección correcta ha seguir es un equilibrio perfecto entre la presencia online y la presencia física. En esta época virtual, cada día más gente echa de menos el contacto humano, las explicaciones del tendero de toda la vida, el hecho de poder probarse los zapatos y no comprarlos a través de una foto 3D en su móvil,…

Este tipo de comercios clásicos (manda narices que llamemos clásicos a los negocios de toda la vida), demanda una publicidad más convencional, el llamado marketing tradicional. Y en este punto es en el que entran las imprentas, herramientas fundamentales para los autónomos y las PYMES, para que les ayudan con el diseño y la impresión de material publicitario de todo tipo que les haga llegar a sus clientes de toda la vida, la gente de a pie.

Hablamos de todo tipo de material publicitario impreso y cualquier tipo de formato o calidad, y con acabados de todos los tipos y precios: folletos plegados, dípticos y trípticos, flyers y carteles, tarjetas de visita y postales, lonas impresas, roll ups para ferias y eventos, blocs y sobres, cubre manteles y cartas para restaurantes, etc, etc.

Concluyendo. Por mucho que pese a los agoreros de la publicidad clásica que abogan por un marketing puro digital, el mundo físico y el contacto entre clientes y vendedores siempre estará entre nosotros y los mecanismos de publicidad clásicos son imprescindibles para dar a conocer nuestros negocio a nivel local, entre la masa crítica de clientes potenciales que aguardan para conocernos.

Leave a Reply