Empresas que lo hacen bien

emprender desde la universidad

El desafío de emprender, para los universitarios

Actualmente, la coyuntura económica no acompaña. El desempleo se ceba, especialmente, con los más jóvenes. La educación superior ya no es garantía de un puesto de trabajo. Este es el motivo por el cual muchos universitarios se lanzan a emprender. De hecho, el porcentaje de ellos que se lanza como autónomos o a crear empresas es cada vez mayor.

Son unas de las pocas salidas que muchos encuentran. Son reflexiones negativas, pero que, al mismo tiempo, brindan a los universitarios una gran oportunidad. Están disfrutando de algo a lo que la mayoría de sus padres no pudo acceder, la universidad. Proporciona una formación de incalculable valor y que permite enfrentarse a los retos con herramientas que anteriores generaciones no tuvieron. Además, nunca ha sido tan fácil como ahora emprender. Las nuevas tecnologías, con Internet como piedra angular, han facilitado las cosas enormemente. Nunca ha sido tan baja la inversión necesaria para crear y hacer crecer un negocio. El Gobierno está aportando soluciones para ayudar a los emprendedores, con medidas como la Ley de Emprendedores.

A veces, la razón para convertirse en emprendedores es la necesidad. En otras ocasiones, el motivo es una pasión que puede convertirse en medio de vida. La mayor parte de las veces hay un poco de ambas cuestiones. En cualquier caso, para que existan, realmente, posibilidades de éxito, es esencial dar el 100 % de uno mismo y disfrutar del proceso.

emprendedores jovenes

Existen muchos factores que deben tenerse en cuenta a la hora de lanzarse.

  • El primer paso para el emprendedor es averiguar cuáles son sus gustos y puntos fuertes. Esto es esencial, para que no falle la motivación. Solo así se llega hasta donde haga falta para conseguir un negocio rentable.
  • También es necesario determinar cuál será el modelo de negocio y la financiación que se requiere y organizar todas las ideas redactando un plan de negocios.
  • El último paso, antes de empezar la actividad, es elegir bien a los compañeros de viaje. Seleccionar y gestionar el equipo humano que va a permitir hacer crecer el negocio es una de las tareas más importantes.

En el mundo de los negocios, no existe la garantía de éxito y las equivocaciones son inevitables. Solo el 29 % de las pymes sobrevive más de cinco años. Hay que asumir que nunca se estará lo suficientemente formado y preparado para asumir los retos que se pondrán por delante.

Es en el proceso de emprender cuando se aprende lo que funciona y lo que no funciona. El camino hacia la rentabilidad requiere asumir los fracasos y sobreponerse a ellos. Hay que prepararse para su llegada, no arriesgar una inversión demasiado elevada y pivotar el modelo de negocio a tiempo, si es necesario. Solo así se supera el desafío de emprender.

Have your say