Cajón Desastre

coworking colinving startups

Coliving. El arte de estar de vacaciones trabajando

¿Has oído alguna vez eso de workation? Es la suma de dos palabras  contradictorias, work y vacation, pero condenadas a entenderse en el caso de muchos autónomos. Ya que está es la realidad que sufren.

Para algunos, de hecho, más que un plan veraniego se ha convertido en una “forma de vida” que intenta armonizar el turismo o la experiencia fuera de casa, con las obligaciones laborales. Así es como es como nacieron los colivings, espacios herederos del coworking en los que, además de escritorio, se comparte habitación, salón o cocina en una ciudad diferente.

Sin duda, una de las grandes ventajas de ser freelance es la de no tener que estar sujeto a un horario o a un lugar de trabajo y coger las vacaciones y los días que quieras sin soportar a un jefe poniendo malas caras. Y, aunque esto casi siempre acaba volviéndose en nuestra contra porque llevamos la oficina a cuestas todo el día y nunca desconectamos, los colivers saben sacarle partido. O eso pensamos. Ellos, que solo necesitan conexión a Internet para realizar sus tareas, apuestan por una vida más nómada, en la que es posible conocer mundo y avanzar como empresa al mismo tiempo, para optimizar su tiempo y poder vivir de una forma “privilegiada”. O al menos, distinta.

 

¿Cómo nacieron los colivings?

coliving-startupLos colivings se crearon inicialmente en Silicon Valley. No obstante, la idea inicial era la de ofrecer alojamiento a emprendedores inmigrantes, absorbidos con sus proyectos y sin suficiente dinero como para alquilar una casa. En principio, todos los residentes pertenecían al mismo sector, donde podían tejer una red de contactos por la ciudad o el país.

Poco a poco, los nómadas digitales comenzaron a demandar más este tipo de espacios, que pasaron a convertirse en lo que conocemos actualmente. Se trata de lugares de coworking, con habitaciones, cocina, aseos y comedor en los que sus habitantes pasan unas cuantas semanas o meses. Después, algunos vuelven a sus ciudades y otros alquilan un nuevo coliving en otra parte del mundo para continuar viajando.

Trabajar desde un hotel no es lo más óptimo. De allí los sitios de coliving han llenado un importante hueco. En la red se pueden encontrar muchas sugerencias donde instalarte cuando estés de viaje, como Nomadhouse, Nomadlist, Startupetreats, entre otros.

Desde hace poco, España también se ha sumado a la moda del coliving con espacios como Sun and Co, Sende, the Surf Office. Hoy en día, hay decenas de espacios coliving en casi todo el mundo, principalmente en las zonas costeras. España es un buen ejemplo del gran reclamo de sol y playa. De hecho, de los 8 colivings que existen en nuestros país en estos momentos, 3 se encuentran en las Islas Canarias, otro en Mallorca, en Jávea, en Zahora y uno más en Barcelona. El restante se sitúan en Lobeira, un pequeño pueblo del interior en Galicia.

 

¿Cuánto puede costar alojarse en un coliving? ¿Es rentable?

La ‘startup’ Campus se había convertido en un referente en el mundo de los ‘coliving’, sobre todo en San Francisco y Nueva York. Tenía alrededor de 30 casas y más de 100 residentes. Sin embargo, este verano anunció su cierre: no era rentable. Evidentemente, un caso de esta magnitud es difícil que se dé en España.

El responsable de Hub Fuerteventura sabe que alojarse en su ‘coliving’ puede ser más caro que vivir en otro sitio, pero defiende que muchas personas no buscan un sitio barato, “sino que están dispuestas a pagar por la experiencia”. No tiene miedo a fracasar, sabe que el proyecto conlleva sus riesgos y que no son negocios muy rentables, “pero tampoco hay miedo. No es un riesgo enorme, además nosotros tampoco buscamos hacernos ricos y nunca hemos necesitado que la rentabilidad sea muy alta”.

Desde Sende aseguran que tienen reservas para meses, así que ni se plantean que las cosas puedan torcerse. Rebolo piensa de forma similar. Su ‘coliving’, al fin y al cabo, no está dentro del plan de negocio del estudio, que es lo que realmente le da de comer. “Da un rendimiento, pero no pretendemos vivir de eso en absoluto”.

 

O dejo las tarifas que podéis ver en la web:

  • dormitorio + coworking  = 28€ / noche
  • habitación privada + coworking = desde 40€ / noche
  • habitación privada + coworking desde = 650€/ mes

 

¿Cuáles son las ventajas?

coworking-startupAunque vivir en un coliving no es una alternativa barata, hay que tener en cuenta que la mayor parte de estos espacios se sitúan en ubicaciones privilegiadas, con buenas vistas y multitud de servicios. La principal ventaja de adoptar esta forma vida indefinidamente o solo durante las vacaciones es que te permite conocer mundo sin necesidad de dejar de lado tu empresa y que conoces a gente interesante. O eso se espera.

Además, para muchos autónomos que trabajan desde casa, convertirse en colivers es un modo de liberarse, romper con su soledad y mejorar las relaciones sociales. En este sentido, supone una alternativa perfecta para hacer contactos con otros profesionales de todo el mundo, que pueden ser un impulso a la hora de dar el salto al negocio internacional. Y si no es así, viajar, siempre es algo enriquecedor de por si, no hace falta nada más para que la experiencia valga la pena.

Otro de los beneficios del coliving es que puede ayudarte a mejorar los idiomas. El hecho de estar en un país extranjero, sin nadie conocido y con la necesidad de establecer relaciones, te obliga más que nunca a adaptarte a otra lengua y forma de vida.

 

¿Qué dice la Ley?

¿Podemos llamar ‘coliving’ a los espacios que existen en España o son más bien alojamientos de dudosa legalidad? Explica Pelayo de Salvador, abogado experto en el sector inmobiliario, que el principal problema de escoger nombres ingleses para figuras que ya existen en español es que no sabemos muy bien a qué nos estamos refiriendo. “ No podemos saber jurídicamente qué se vende con el nombre de ‘coliving’, pudiendo ser desde un simple alquiler de habitaciones en un piso de estudiantes hasta una prestación de servicios turísticos disfrazados de economía colaborativa”.

Resulta imposible saber en qué regulación encajan este tipo de espacios en nuestro país. No existe una ley concreta, sino muchas que dependen de los tipos de contratos de los espacios, de la actividad que desempeñen y de la comunidad autónoma o provincia en la que estén situados.

 

Contrapunto

Seguramente  los responsables de estos negocios son conscientes de que pocos en España no estarán dispuestos a pagar algo más de lo normal, por una alojamiento, principalmente por la crisis y por la mentalidad española. Por eso, quizás el residente suele ser mayoritariamente extranjero, dejando de lado la idea original del ‘coliving‘ como proyecto común y ofreciendo algo que bien podría compararse con el piso compartido de toda la vida. Aún está por ver cuántos acabarán picando el anzuelo para dejarse sus ahorros y parte de su vida social por un poco de surf y postureo, y reafirmarse como modernos. Siendo esta opinión dura y cruda.

 ¿Qué te parece? Harías coliving o te llevarías tu portátil a un hostal cualquiera y punto. Nos interesa tu opinión.

Have your say