Consejos y Recomendaciones

Techo técnico en el diseño de oficinas

¿Para qué sirve un techo técnico en el diseño de oficinas?

Los techos técnicos son soluciones constructivas que permiten ocultar a la vista elementos poco estéticos como el cableado eléctrico, tuberías y bajantes. Además de sus grandes posibilidades decorativas, un falso techo cumple también una función importante desde el punto de vista del aislamiento acústico y térmico. El mercado actual nos ofrece un amplio catálogo de techos técnicos, con diferentes presupuestos y posibilidades de acabado.

¿Qué debemos tener en cuenta para elegir el techo técnico que mejor se adapte a nuestras necesidades? A continuación te ofrecemos algunas claves que te ayudarán a tomar esta decisión.

 

Falso techo continuo y techos registrables

Si estás pensando en reformar tu oficina o espacio de trabajo en la que se plantea la instalación de un falso techo, la primera decisión a afrontar será elegir entre techos técnicos continuos o techos registrables. La primera opción resulta más económica, pero en caso de necesitar acceder a su interior para realizar cualquier trabajo de mantenimiento nos veremos obligados a romper el falso techo, con la consiguiente reparación posterior.

En el caso de oficinas o espacios de trabajo, los expertos coinciden en recomendar la instalación de techos registrables o techos desmontables, que nos permitirán acceder fácilmente al interior. Estos techos técnicos están conformados por varias placas unidas habitualmente por una perfilería metálica, aunque también podemos encontrar acabados en otros materiales. Si nos decidimos por esta solución, debemos tener en cuenta donde se ubicarán las zonas de acceso. Otra de las ventajas de los techos registrables es que las placas pueden ser sustituidas fácilmente en caso de rotura o deterioro.

 

Techos técnicos: diseño y funcionalidad

Dentro del gran catálogo de techos técnicos como los que puedes encontrar en Hermarta SL, debemos valorar tres factores principales: costes de instalación y mantenimiento, prestaciones y acabados. Si buscamos la opción más económica, lo más recomendable es optar por techos técnicos continuos de escayola, con placas no registrables. Su coste de instalación es apto para los presupuestos más ajustados, aunque también ofrece menores prestaciones desde el punto de vista del aislamiento. No obstante, no resultan muy indicados para zonas de paso de canales o tuberías.

En cuanto a materiales y acabados, las posibilidades son inmensas. Las soluciones más habituales son los techos técnicos de pladur o escayola. Entre sus ventajas figuran la gran facilidad de instalación, su coste reducido y su gran versatilidad. En el caso de los techos registrables de escayola, existe una amplia gama de molduras y acabados decorativos entre las que elegir las que más se adecúe a nuestro proyecto de diseño.

También podemos encontrar techos registrables de placas de fibra mineral o fibra de vidrio, que destacan por sus altas propiedades aislantes. Otra variante es el techo desmontable de placas metálicas, especialmente ligeras y de fácil instalación.

Si queremos conseguir un acabado más espectacular, los techos técnicos de madera nos permiten incorporar la calidez de las maderas nobles a nuestro espacio de trabajo. El mercado nos ofrece techos técnicos de madera de placas o de lamas. Un falso techo desmontable de madera resulta una solución elegante, con grandes prestaciones estéticas, pero también precisa de un mayor mantenimiento y es menos resistente ante los daños provocados por la humedad. Para un toque más moderno y vanguardista, apuesta por los techos técnicos de lamas de vinilo o aluminio.

Have your say