Empresas que lo hacen bien

poner en marcha una empresa

Desafíos que toda empresa debe afrontar

El mundo comercial está lleno de retos. No solo a nivel competitivo sino también interno.

Poner en marcha una empresa no es una labor sencilla. Hay cosas que se tienen que evaluar, permisos que solicitar y muchas otras, más o menos en función de la actividad o incluso la competencia que se vaya a tener. Aunque a menudo es más complicado seguir adelante que la propia apertura, como muy bien saben quienes llevan tiempo en un negocio. Cambios en los gustos de la gente, tendencias que irrumpen con fuerza y se evaporan con la misma rapidez e incluso todo lo que la tecnología nos ha traído para bien y para mal.

 

No obstante también hay elementos internos que pueden suponer un desafío. Identificarlos es el primer paso para poder seguir adelante. Algunos de los retos son económicos, otros tienen que ver con los efectos de la globalización e incluso los hay personales.

 

El factor económico

Las finanzas son la base de cualquier actividad económica. Es evidente que tener un control de ingresos y gastos es fundamental si no queremos encontrarnos con problemas. No hay negocio, grande ni pequeño, que no pueda mantenerse a flote sin saber cuál es la rentabilidad de un producto, hasta dónde puede llegar para conseguir beneficios y qué elementos repercuten de forma directa o indirecta en los precios.

Además, a medida que una empresa crece, lo hace también su necesidad de tener una economía bien controlada. De ahí que grandes compañías demanden profesionales bien preparados. Y que en muchas escuelas de negocios se fresca formación especializada como el Master Finanzas de EAE.

Aún sin llegar a necesitar un director financiero, el económico es uno de los retos más importantes que cualquier empresa debe afrontar.

 

Relaciones internacionales

Hoy, en parte gracias a que la tecnología nos permite comunicarnos con todo el mundo, es muy fácil encontrar posibles clientes que no hablan nuestro idioma.Si queremos aprovechar al máximo el potencial de estas oportunidades, es evidente que nos hace falta un entendimiento claro. Los acuerdos vinculantes no se pueden firmar ni una de las partes no sabe lo que dicen, a no ser que no nos importe tener problemas después.

Por eso, contar con un buen servicio de traducción es fundamental hoy día. Incluso si tienes un proyecto web y quieres llegar a más personas, tu contenido deberá estar correctamente traducido. Por no hablar de que hay situaciones que exigen que estas traducciones sean oficiales y estén garantizadas por un experto. Puedes saber más sobre el tema en esta página web.

 

Desafíos personales

A veces, los retos son aún más íntimos. Aspectos como la motivación, la confianza o la seguridad repercuten de forma más o menos directa en un proyecto empresarial. Tanto si hablamos de una pequeña tienda de barrio como si se trata del director general de una multinacional, a veces es necesario encontrar el camino para llegar a donde queremos. De hecho, la desmotivación o el bloqueo a la hora de tomar decisiones puede ser la causa de que un negocio no consiga avanzar. O que incluso acabe por desaparecer.

Uno de los mejores modos de afrontar estos aspectos negativos es el coaching personal, que se impone en muchas ocasiones como la solución a problemas de motivación, falta de confianza o seguridad en uno mismo. A través de una serie de dinámicas personalizadas, llegamos a detectar nuestros puntos fuertes y débiles. Los primeros los potenciaremos, y con los segundos trabajaremos para que desaparezcan o al menos se puedan tener bajo control.

Estos son los desafíos internos más habituales a los que se debe enfrentar una empresa. Hay más, dependiendo del tipo de empresa y el mercado en el que se mueva, pero debes estar atento a estos tres si quieres que tu negocio prospere.

 

 

Have your say