Consejos y Recomendaciones

control presencial empresas

Consejos para un control empresarial eficaz sin resultar represivo

La empresa es algo vivo y su gestión, un complejo entramado que requiere de mucha dedicación y constancia. Cuando el equipo crece, surgen otras dificultades añadidas, vinculadas a la creación de un buen clima laboral, definición de proyectos, asignación de tareas, gestión de horarios, vacaciones, etcétera. Nada fácil y que puede crear grandes quebraderos de cabeza.

A ello se unen las bajas médicas, las ausencias programadas, otras espontáneas…. Y ahí comienzan los desajustes y la tensión. Contar a tiempo con un servicio de control de presencia para empresas es la solución para muchas de estas situaciones.

  

Cómo controlar a la plantilla sin crear mal ambiente

 Entrada y salida de empleados. Cada vez se estilan más los horarios flexibles. Y, lo cierto es que es un gran avance para la conciliación familiar y para que los empleados pueden realizar tareas personales sin afectar a su rendimiento dentro de la compañía. No obstante, cuando las plantillas son ya grandes, pueden surgir pequeñas fricciones por la hora de entrada y abandono del puesto de trabajo en el día a día.

Muchas veces son solo malentendidos y es rara la situación en la que realmente haya empleados que no cumplen su horario. Por eso, el primer paso para estar todos tranquilos, es implantar un sistema de control de presencia, que no suponga grandes costes para la empresa pero sí resuelva este escenario. Existen en el mercado software que no requieren de instalación de dispositivos y el seguimiento de las jornadas se puede hacer en tiempo real desde un móvil o tablet y sin necesidad de pasar por la oficina.

 

Estar pendiente del correo electrónico, a todas horas. Francia ha sido pionera en la regulación del acceso de empleados a correos corporativos fuera del horario de trabajo. Tener el móvil encendido no ayuda a desconectar y todos necesitamos de unas horas mínimas de descanso. Internet ha traído muchas cosas buenas pero también importantes cambios en la forma en la que nos comunicamos, tanto dentro como fuera de la empresa. Establece un protocolo del uso de smartphones de la compañía fuera del horario. Así todos sabrán cómo actuar en cada caso y si realmente hay alguna excepción en la que deban estar conectados a determinadas horas fuera de la oficina o no. Quizás en tu compañía no es necesario pero hay casos como organizadores de eventos, community managers, transportistas, hostelería, managers… que también trabajan en fines de semana, a los que les vendrá muy bien contar con este manual.

Acceso a redes sociales o whatsapp. Seguro que has visto cómo la “adicción” a las redes sociales o servicios de mensajería lleva a que mucha gente se pase el día con el móvil en la mano mirando la pantalla una y otra vez. Evidentemente, este gesto no favorece la concentración y puede dar lugar a que se comentan errores que no deberían  ocurrir. Limita los accesos a páginas webs de ocio y entrenamiento para que nadie tenga la tentación de estar navegando por facebook cuando no deba. Infórmate de cómo los proxys de bloqueo te ayudan a ello.

En definitiva, no se trata de minorar los derechos de nadie, sino de comunicar a toda la plantilla la forma de operar en la empresa, para que no se den conflictos que mezclen lo personal y lo profesional.

 

 

Have your say